Parte de la gran familia de Rockwell Automation

Parte de la gran familia de Rockwell Automation

El 8 de junio de 2017 fue un gran día para mí. Por la mañana tuve una entrevista para mi tesis de grado y por la tarde tuve que conducir hasta Dusseldorf para una entrevista con Rockwell Automation. Supongo que puedes imaginarte que, ya que estoy escribiendo este blog, ambas cosas me salieron bien.

Me encanta la tecnología –y, por supuesto, la ingeniería– pero no me veía sentado todo el día en una oficina, de ahí que optara por estudiar una carrera conjunta de economía e ingeniería. Quería salir, viajar y conocer gente y sumergirme al máximo en todo el conocimiento sobre ingeniería que pudiera encontrar. Así que el camino por el que me decidí fueron las ventas comerciales.

En la universidad formas parte de una especie de gran familia de individuos con mentalidades parecidas y compartes edad y objetivos a corto plazo con la mayoría de ellos, así que empezar a trabajar en el aterrador mundo de los negocios desalienta a cualquiera. De repente, te sacan de tu zona de confort y te mandan a un universo desconocido en el que la actitud, el conocimiento, la personalidad y la conducta son los factores verdaderamente importantes. Pero ¿cómo me ha ido y cuál ha sido mi experiencia?

Bueno, para mí todo comenzó con una feria comercial. Quiero creer que mi actitud era tal vez un poco más proactiva que la de los demás, así que me imprimí algunas tarjetas de visita y me fui a visitar la feria interpack en mayo de 2017. Acabé en el estand de Rockwell Automation y comencé a hablar con una persona, que me presentó a muchas otras en el estand, entre ellos, un licenciado que había formado parte del programa para recién graduados del año anterior. ¡Fue la bomba! En ningún otro estand me habían tratado así. Desde el principio mostraron interés por mí y por mis aspiraciones. Me trataban como una persona, no como a un licenciado anónimo cuyo único valor es su título. Y encima contaban con un fantástico programa para licenciados en la región EMEA.

Blog: Licenciados: fijad objetivos, evaluaros y tomad la mejor decisión

La entrevista con el personal de RR.HH. de Rockwell Automation también fue increíble. En ningún momento me sentí un número con ellos. Y una entrevista que se suponía iba a durar unos 45 minutos se convirtió a partir de la hora de duración en una charla informal que acabó durando más de 90. Supongo que dije e hice lo que tenía que hacer porque me ofrecieron una plaza en su programa para licenciados, que empezaba unos meses más tarde.

Formé parte la promoción de octubre de ese año, comenzando así mi carrera como ingeniero comercial junto a otros recién licenciados. A medida que avanzaba el año, más personas se unieron al programa y nos vimos con rapidez formando parte de un equipo con una mentalidad casi familiar, algo que parece ser lo normal aquí en Rockwell Automation. Un actitud que poco a poco, cuando fui conociendo a más gente, fue extendiéndose a otros ámbitos de la empresa. Se trataba de un enfoque que realmente fomentaba la pertenencia y la camaradería, un ambiente que me ha permitido hacer algunos amigos que estoy seguro van a durar muchos años.

Había realizado mi tesis con una empresa de ingeniería de mi ciudad natal, donde utilizaban el hardware y el software de Rockwell Automation, por lo que ya estaba familiarizado con el entorno de programación Logix, que, me apresuro a añadir, es mucho más fácil de utilizar que otras soluciones de automatización. En solo 10 minutos sentado ante el terminal ya tenía un motor funcionando correctamente. En ese momento me di cuenta de que mi elección había sido la acertada. Había llegado la hora de usar estas capacidades en el mundo real.

Hoy en día trabajo desde casa –otra de las cosas que me gustaron de la descripción del trabajo– y he viajado por toda Alemania trabajando con los comerciales en diferentes proyectos de clientes. De hecho, al ayudar a un estudiante de un cliente con su tesis, he sido capaz de completar el círculo. Mis colegas me tratan como un igual y aunque todavía soy consciente de que no puedo hacerlo todo, siempre están dispuestos a echarme una mano. Mi impresión es que tienen un interés real en que desarrolle mis capacidades, de que quieren de verdad que tenga éxito. Aquí todo el mundo ayuda a todo el mundo, una de las cosas que verdaderamente me gustan de Rockwell Automation.

También estoy aprendiendo a relacionarme con los demás, dentro y fuera de la empresa. Poco a poco te das cuenta —desde la comida africana sin cubiertos que en la primera noche en el programa para licenciados nos ofrecieron como presentación hasta la cara de felicidad de uno de nuestros clientes cuando el comercial le regaló para Navidad un Santa Claus hecho de salchichas— que las personalidades y las relaciones son lo que hace que el mundo gire. Seguro que una carrera ayuda pero si no tratas bien a la gente, no llegarás muy lejos. Por eso estoy tan contento de formar parte de una empresa en la que el respeto mutuo va en las dos direcciones.

Felix Scholz
Publicado 20 Agosto 2018 Por Felix Scholz, Trainee Commercial Engineer, Rockwell Automation
  • Contacto:

Últimas noticias

Rockwell Automation y nuestros socios ofrecen un excelente conocimiento para ayudarlo a diseñar, implementar y respaldar su inversión en automatización.

Suscríbase

Suscríbase a Rockwell Automation y reciba las últimas noticias e información directamente en su bandeja de entrada.