Mi generación: con habilidades para el IIoT

Mi generación: con habilidades para el IIoT

En la época en la que nací, Gordon Moore difundió una idea sobre transistores y circuitos integrados que probablemente usted conozca como Ley de Moore, una ley que desde entonces ha sido utilizada hasta la saciedad en áreas muy diferentes para explicar la velocidad del progreso tecnológico.

Tal ha sido la exactitud de dicha idea en su aplicación general que la inmensa mayoría de los temas técnicos que estudié a mediados de los años ochenta sobre Tecnología de automatización serían casi irreconocibles para los estudiantes de 2018. Por supuesto, esa base me proporcionó la plataforma perfecta desde la que abordar mi futuro laboral y aprender con la evolución de cada producto, lo que me ha permitido disfrutar de una carrera en algunas de las mejores empresas del mundo en automatización y software industrial.

No obstante, lo que hace única a nuestra generación es que ha cabalgado una época de grandes cambios y ha pasado de las tecnologías analógicas anteriores a un futuro firmemente anclado en lo digital. Somos, según se dice, la primera generación que ha aprendido no solo de las generaciones precedentes sino también de la generación de nativos digitales que ha seguido a la nuestra.

Desde mi punto de vista, el aspecto humano de la evolución del IIoT que comento no debería subestimarse. Recientemente, tuve el placer de dar una charla en mi papel de Presidente para EMEA de la Manufacturing Enterprise Solutions Association (MESA) en el marco del European Manufacturing Summit de 2017. En ella me centré en la iniciativa Smart Manufacturing y en cómo está cambiando la percepción sobre la propia fabricación. Encuentros como ese son herramientas básicas para exponer los principios de la evolución del IIoT y escuchar conferencias sobre, por ejemplo, The Toyota Way (¿pueden creer que ya hace 16 años que ese concepto está entre nosotros?) que todavía puede enseñarnos cosas sobre la estrategia que debe adoptar hoy en día la fabricación.

Blog: Personal: un factor clave para el éxito de The Connected Enterprise

Los dos principios básicos del Toyota Way son, por supuesto, la 'mejora continua' y el 'respecto por la gente', volvemos a hablar de personas. Me parece francamente destacable que ese sea uno de los pilares de una gran historia de éxito como esta.

Resulta tentador pensar que el IIoT en algo únicamente relacionado con la tecnología —incluso la T de su acrónimo significa 'Things', cosas en inglés—. Sin embargo, cuando hablo con los directivos cuyo trabajo consiste en convertir en realidad el futuro del IIoT, los obstáculos de los que hablan a menudo no tienen que ver con ella. Algunos de ellos hablan de seguridad, otros de estándares, y algunos otros de la inversión necesaria, pero casi todos ellos mencionan a la gente.

La adopción tecnológica del IIoT ya es un caso ganado, pero para conseguir la transformación que ella implica no deberíamos subestimar la inversión que también es necesario hacer en el personal.

Quizá la comprensión completa de la visión que el IIoT ofrece deba comenzar por la seguridad, seguir por las redes y, a continuación, ocuparse de los procesos, pero ¿está su personal preparado para el trabajo multicanal que requieren estos enfoques? ¿Cómo está motivándolos? ¿Cómo los está implicando en el proceso? ¿Dónde está buscando las fuentes de conocimiento externas y las asociaciones que necesita para tener éxito en el empeño?

Sepa cómo las nuevas tecnologías y estrategias pueden ayudarlo a crear operaciones inteligentes y seguras.

Veo a ingenieros profesionales en todo tipo de servicios que se parecen mucho a mí. Mi generación. Esa generación especial que ha aprendido de las precedentes y que ahora debe aprender de las que le siguen. Para precipitar el futuro prometido por la IIoT, en cualquier empresa industrial resulta básico sacar el máximo partido al personal que ya forma parte de ella. En Rockwell Automation hemos tenido mucho éxito con enfoques de aprendizaje de dos vías que emparejan a recién titulados con ingenieros experimentados: una combinación capaz de resolver problemas que puede ser tremendamente innovadora.

Mi consejo para todos aquellos embarcados en adoptar o acelerar estrategias de IIoT es que consideren esa visión desde un punto de vista global. Que se aseguren de utilizar sus mejores activos y a su personal más cualificado como base de sus planes de implementación. Y que busquen la asociación con empresas que les ofrezcan adaptarse al nuevo paradigma y crecer con él. Y todo ello sin dejar de aprender de enfoques como el de Toyota porque por mucho efecto que pueda causar la Ley de Moore, siempre habrá que contar con que la gente es la que aplica y resuelve los problemas en el mundo real.

Uwe Kueppers
Publicado 31 Enero 2018 Por Uwe Kueppers, Information Solutions Sales Executive, Rockwell Automation

Contacto

Rockwell Automation y nuestros socios ofrecen un excelente conocimiento para ayudarlo a diseñar, implementar y respaldar su inversión en automatización.

Últimas noticias

Suscríbase a Rockwell Automation y reciba las últimas noticias e información directamente en su bandeja de entrada.