Los productores inteligentes evalúan la falta de personal formado

El sector necesita más trabajadores cualificados

Los gustos de los consumidores cambian rápidamente: un día quieren productos bajos en sal y al día siguiente no quieren saber nada de los OGM. Las empresas de alimentación y bebidas hacen todo lo que pueden para satisfacer los cambios en la demanda.

En consecuencia, cuando leí el estudio “State of Food Manufacturing” 2016 de Food Engineering sobre los retos a los que se enfrentan los fabricantes de alimentos y bebidas, no me sorprendió descubrir que la automatización es el principal factor de cambio en las operaciones de producción.

En cambio sí me sorprendió que la falta de personal cualificado se considerase el segundo aspecto más determinante, incluso por delante de la seguridad alimentaria/normativas.

La profecía de la falta de trabajadores cualificados ya se ha cumplido

Cuando el Manufacturing Institute publicó su informe sobre la falta de personal cualificado por primera vez en 2001, el estudio ya señalaba un problema: el desfase entre las competencias de los trabajadores actuales y las competencias que necesitarían los fabricantes en el futuro.   

Se trata de un problema que no ha dejado de crecer. El informe, actualizado en 2015, preveía la aparición de cerca de 3,5 millones de vacantes en el sector de la producción durante la próxima década. No obstante, las previsiones señalan que 2 millones de estos puestos no se ocuparán como consecuencia de la falta de personal cualificado.

Es algo que resulta especialmente preocupante, aunque no sorprendente, teniendo en cuenta el ritmo del cambio.

¿Cómo será su fábrica dentro de 20 años?

Piense en todos los cambios que ha sufrido su hogar durante los últimos diez años, con avances tecnológicos que le permiten controlar los sistemas de ocio, la iluminación y los termostatos desde un smartphone.

Ahora aplique ese mismo nivel de "inteligencia", o de una innovación más sofisticada si cabe, a la producción de alimentación y bebidas. Durante los próximos cinco años, las operaciones industriales evolucionarán mucho más de lo que lo han hecho durante los últimos 20años y el internet de las cosas (IoT) será el catalizador de este cambio. Ahora mismo se nos brindan posibilidades que superan los límites de lo imaginable en el momento en el que se publicó el primer informe sobre capacitación.

Los procesos son cada vez más inteligentes, pero la convergencia de los sistemas existentes y la adopción de las nuevas tecnologías que hacen posible esta transformación plantean nuevos retos a las plantillas.

Land O’ Lakes y la formación como clave del éxito

Son pocos los programas de formación y cualificación de las facultades y escuelas técnicas que pueden mantenerse al día de las últimas innovaciones en el campo de la automatización en lo que respecta a la conexión en red, el análisis avanzado de datos y la seguridad industrial.

Esto obliga a las grandes empresas a competir por los mejores y sencillamente no hay un número suficiente de trabajadores expertos para satisfacer la demanda.

No obstante, Land O’Lakes, una empresa que desarrolla y elabora productos directamente "de la granja al consumidor", desde semillas hasta alimentos, ha encontrado una solución.

Land O’Lakes cuenta con cientos de técnicos de mantenimiento. Pero según los cálculos de Mark Hanley, director de calidad de los activos de Land O’Lakes, la demanda de mecánicos de maquinaria industrial cualificados se habrá incrementado un 18 % para 2024. Mark sabía que necesitaría un mayor número de trabajadores capacitados, pero no sabía dónde encontrarlos.

De modo que, en lugar de recurrir a programas externos para obtener resultados, él y su empresa crearon un programa de formación estándar en todos los centros de Land O’Lakes que integraba procesos de mantenimiento y operaciones. Para ello partieron de cero, identificando las competencias de las que disponían, las que necesitarían en el futuro y las diferencias entre ellas para determinar el contenido. 

Según me comentó Mark, el programa de formación está obteniendo buenos resultados cuantitativos y cualitativos en las plantas, con mejoras que abarcan desde un aumento de los productos que superan las pruebas de calidad a la primera hasta una mejora del ánimo y el índice de retención de los trabajadores, pasando por un incremento de la seguridad, la productividad y el rendimiento.

Aplicación de lo aprendido

Se trata del caso concreto de una empresa.

Y si bien Land O’Lakes ha recurrido a nuestras Global Workforce Solutions y especialistas en la industria de alimentación y bebidas para la creación de su programa de formación, existen muchas opciones para conformar una plantilla cualificada.

¿Se encuentra cerca de una escuela técnica o comercial donde se plantearían impartir un programa que le permitiese superar sus retos? ¿Puede reunir varios centros y departamentos a la vez para una formación específica? ¿Dispone de recursos internos que puedan gestionar nuevos medios de formación para una nueva plantilla?

Estas son las preguntas y supuestos que debe plantearse ahora.

Póngase en contacto conmigo para explicarme sus dificultades concretas en relación con la disponibilidad de trabajadores y la resolución de la falta de empleados cualificados.

Mary Burgoon
Publicado 20 Noviembre 2017 Por Mary Burgoon, Market Development Manager, CPG Industry, Rockwell Automation

Últimas noticias

Rockwell Automation y nuestros socios ofrecen un excelente conocimiento para ayudarlo a diseñar, implementar y respaldar su inversión en automatización.

Suscríbase

Suscríbase a Rockwell Automation y reciba las últimas noticias e información directamente en su bandeja de entrada.