El tira y afloja del I+D

El tira y afloja del I+D

Como director del centro de investigación y desarrollo de Rockwell Automation en Praga, muchas personas dirían que mi trabajo consiste en ser un soñador y vivir en las nubes.

Desde que era muy joven, siempre me ha encantado resolver problemas. La tendencia a elucubrar es natural en mí y me siento muy afortunado de haber podido seguir mi vocación y utilizarla en mi profesión.

Actualmente, es emocionante ver que cosas en las que mi equipo y yo estuvimos trabajando hace 10 años se convierten en normas de la industria cuando adoptamos los cambios que ya son posibles.

Nuestro centro de I+D aquí, en Praga, hace recomendaciones acerca de cómo avanzar en la investigación y la entrega de la tecnología basándose en la estrategia interna de la empresa y en los procesos de priorización. Siempre ponemos el enfoque en nuestros clientes y en sus necesidades.

La revolución digital ha cambiado la manera en que la mayoría de la gente hace todo tipo de cosas cada día. Y la tecnología de consumidor es solo el principio. Con las aplicaciones industriales de las capacidades digitales solo se están empezando a revelar y vislumbrar los cambios sin precedentes que modificarán el funcionamiento de la sociedad en el mundo moderno.

A las personas que, como yo, trabajan en I+D industrial, les resulta difícil imaginar que haya existido jamás un futuro más apasionante. El Internet industrial de las cosas ha abierto un nuevo universo de posibilidades y, para ser sincero, debemos ser selectivos a la hora de decidir en qué trabajar a continuación.

Siempre ha existido un tira y afloja entre la industria y el I+D.

A veces, por ejemplo, con algunos sistemas autónomos reprogramables que ahora se están adoptando en toda la industria, obtuvimos una prueba de concepto mucho antes de que la industria estuviera preparada para adoptarlos.

En tales casos, tenemos que esperar a que las empresas industriales pongan en marcha la arquitectura de planta necesaria. Se podría decir lo mismo a mayor escala con nuestro enfoque de la Connected Enterprise: es el fundamento de casi todo el Internet industrial de las cosas porque se ha diseñado para permitir el flujo de datos en la planta industrial moderna.

Hemos modificado nuestras tecnologías y nuestro software en esa dirección para que converjan incluso antes de que se hablara de Internet de las cosas y mucho antes de que surgiera el Internet industrial de las cosas.

Aunque otras veces son las necesidades de la industria las que dirigen el I+D. Tal vez la curiosidad acerca de «lo posible» sea el padre de los inventos, pero su madre, como dice el proverbio, siempre va a ser la necesidad.

Aquí no puedo revelar muchos secretos, por supuesto, ya que el I+D es una de las maneras en que las empresas como la nuestra mantienen su ventaja competitiva.

No obstante, las tecnologías y los ingenieros industriales son también colaborativos por naturaleza. A todos nos sostienen los hombros de los gigantes que crearon los sistemas y las tecnologías en las que nos basamos.

De hecho, podríamos decir que la competición colaborativa se puede ver fácilmente en nuestro trabajo en el Instituto checo de informática, robótica y cibernética (CIIRC). Allí patrocinamos el laboratorio de Control de inteligencia distribuida de Rockwell Automation (RADIClab).

Los estudiantes y los ingenieros de Rockwell Automation colaboran en los proyectos de investigación de RADIClab. Además, existen colaboraciones con otros laboratorios patrocinados por otras empresas de automatización en el mismo campus.

Aquí, en Praga, se vive y se respira claramente un sano espíritu competitivo de innovación.

Cuando la gente me pregunta en qué estoy trabajando ahora, puedo decirles que —en gran medida— sigo teniendo la cabeza en las nubes. O, al menos, en la Nube.

Creo que no revelo ningún secreto al decir que el futuro del Internet industrial de las cosas está en la nube, pero empresas como Rockwell Automation y sus colaboradores estratégicos de Cisco y Microsoft tienen por delante mucho I+D muy interesante para superar todo tipo de suspicacias en cuanto a la regulación y la protección de datos antes de la adopción generalizada en toda la industria.

Nuestras instalaciones de Praga han sido un magnífico instrumento para el desarrollo de algunas de las soluciones y servicios basados en la nube más apasionantes que estamos comercializando.

Si le interesa dar un vistazo al futuro, los primeros que han adoptado esta tecnología ya están empezando a sacar partido de la nube.

Empresas con sistemas físicamente muy dispersos, como las de gas y petróleo, por ejemplo, y los fabricantes de maquinaria internacionales, cuyas máquinas trabajan para clientes de todo el mundo (vea este breve clip de vídeo para averiguar más).

Jan Bezdicek
Publicado 28 Agosto 2017 Por Jan Bezdicek, Director of Research & Development, Prague, Rockwell Automation
  • Contacto:

Contacto

Rockwell Automation y nuestros socios ofrecen un excelente conocimiento para ayudarlo a diseñar, implementar y respaldar su inversión en automatización.

Últimas noticias

Suscríbase a Rockwell Automation y reciba las últimas noticias e información directamente en su bandeja de entrada.