Cuidado: tres grandes escollos en los EE. UU.

Cuidado: tres grandes escollos en los EE. UU.

Por lo general, los americanos son extremadamente amables y hospitalarios. Pero hay un par de temas en los que no se andan con bromas. Demasiados "Sí" escritos sin cuidado en el lugar inadecuado del formulario de entrada al país, o ignorar deliberadamente diversas prohibiciones, pueden conducir rápidamente a un trato indeseado. Por eso le prevengo en este blog para que tenga cuidado con los siguientes problemas potenciales en caso de querer ejercer como técnico al otro lado del Atlántico.

Trampa número 1: Vengo a trabajar porque…

No se puede ir a Estados Unidos sin un permiso oficial, tanto si se trata de simplemente visitar el país (en España y otros países de la Unión Europea es posible obtener el permiso rellenando el formulario ESTA a través de Internet) como de trabajar. En ciertas circunstancias basta con marcar una equis en el lugar incorrecto («For Working», para trabajar) del formulario de entrada y se sentará antes de lo previsto en avión de vuelta, ya que en la tierra de las oportunidades el margen de acción de los «aspirantes» sin permiso de trabajo es muy limitado. Quien quiera ponerse manos a la obra en América necesita una Green Card (tarjeta de residencia permanente) o el correspondiente visado de trabajo adaptado al ámbito laboral específico. No se puede enviar sin más al otro lado del charco a un par de técnicos europeos para que pongan en funcionamiento una máquina. Sin un permiso oficial, estos podrán ejercer, como mucho, de supervisores y dar instrucciones para ayudar a los trabajadores estadounidenses. Ellos mismos no pueden hacer nada, ni apretar un tornillo.

Trampa número 2: Lo que está precintado o sellado por razones de seguridad, puede permanecer así más tiempo…

El tiempo es relativo. Lo que Einstein estableció hace tiempo en una revolucionaria teoría, se experimenta fácilmente en propias carnes al poner en marcha una instalación al otro lado del océano. En concreto, cuando el inicio de la puesta en servicio empieza a sufrir grandes retrasos de forma inesperada y de manera poco habitual para lo que los europeos están acostumbrados. Por ejemplo, si se interrumpe el suministro eléctrico y procedimientos de bloqueo y señalización impiden el acceso a puestos clave operativos. Esto implica, en ocasiones, varios días de espera e inactividad hasta que los interruptores de seguridad vuelven a estar conectados. La palabra clave es «Lockout-Tagout» o formación del comportamiento diversa. Por este motivo le aconsejo que cuente con un par de retrasos inesperados en su calendario. De este modo ya no le sorprenderán desprevenido precintos, sellos o candados ni otros obstáculos que surjan de forma imprevista. El tema de la seguridad en el puesto de trabajo tiene una importancia fundamental en los Estados Unidos. En ciertos aspectos, incluso más que en Europa.

Trampa número 3: Fumar a escondidas

Las empresas estadounidenses no se toman a broma el cumplimiento de su normativa de fábrica. Por ejemplo, una prohibición de fumar no es una mera recomendación para los adictos a la nicotina, sino que se sanciona de inmediato, de forma efectiva y sin contemplaciones cada calada al pitillo. Si las cosas se llevan al extremo, la sanción puede implicar incluso la prohibición de continuar el trabajo en la fábrica (como me informó un cliente). Así que mejor no fume a escondidas.

En la tercera y última parte de nuestra trilogía de UL (que llegará en breve) sabrá qué se toman al pie de la letra los estadounidenses y por qué algunos productos tienen un enfoque totalmente distinto según el ámbito de aplicación.

Hasta entonces, puede ponerse en contacto conmigo por correo electrónico.

¡Hasta pronto!

Alois Marks
Publicado 19 Abril 2017 Por Alois Marks, Commercial Engineer Power & Control, Rockwell Automation, Österreich
  • Contacto:

Blog

Queremos mantenerte al día con lo que está sucediendo en tu industria. El Blog de Rockwell Automation es una plataforma para nuestros empleados y bloggers invitados para compartir temas en tecnología y la industria.