No se limite a pasar lista en su transformación digital

Ayude a impulsar su transformación digital

Hace algunas semanas durante una de nuestras reuniones de trabajo habituales, un gerente de planta nos dijo que estaba emocionado porque su empresa había implementado la primera fase de su transformación digital y que, además, iban a implementar también la segunda fase.

Mi respuesta fue, tras felicitarlo por el asunto, tratar de averiguar qué problema concreto para su negocio había solucionado dicha implementación. Lo noté sorprendido justo antes de que me contestara: "No lo sé".

Esta respuesta es mucho más común de lo que creen. Existen empresas en el sector farmacéutico, por ejemplo, que saben que una transformación dirigida por los datos es el mejor camino para avanzar. Invierten en las últimas soluciones de software y de hardware, pero no siempre tienen en cuenta los problemas concretos que una transformación de este tipo debería resolver.

Ahora se habla mucho de tecnología, con la iniciativa Industry 4.0 impulsando gran parte de los cambios que podemos observar en la actualidad, pero ya he oído hablar de Industry 5.0 e incluso de la 6.0 ¿Hasta dónde va a llegar esto?

La inversión en tecnología solo es una pequeña parte en el panorama global. Las empresas deben utilizar un enfoque global y examinar todos los aspectos de sus operaciones y, una vez bien analizados, examinar las soluciones disponibles que mejor se ajustan a sus objetivos generales.

No tendría ningún sentido tener un Ferrari y no poder conducirlo. Seguro que quedaría fenomenal en la puerta de su casa, pero no creo que, de esa forma, le estuviera sacando partido a un coche así. Dejaría de obtener el valor que podría aportarle.

En nuestro ámbito, el del software, nuestros clientes farmacéuticos buscan soluciones que les permitan personalizar los productos, reducir los costes, adoptar una filosofía más lean y ser capaces de ser más rápidos lanzando productos al mercado.

Pero en ese sector existen otras realidades a tener en cuenta, sobre todo, en lo relativo a la regulación y la conformidad con los estándares internacionales. Estas cuestiones implican que una gran cantidad del esfuerzo de la transformación debe enfocarse en la integración y en la capacidad de los datos y no solo en recopilarlos, sino también en que los datos sean los adecuados y en que puedan utilizarse como base para tomar decisiones. La pregunta más interesante que se podría plantear en este caso sería: ¿confían de verdad en sus datos y en los informes que se generan a partir de ellos?

Nuestros clientes nos piden ayuda para obtener más conocimiento a partir de todos los datos de su cadena de suministro y para que esos datos tengan un formato útil. Y cuando debatimos estas cuestiones, los primero que nos suelen pedir es un caso de uso.

Soluciones single use: una nueva economía... si se implementan bien. Lea nuestro blog para saber más

Pero ¿cómo ofrecerles un caso de uso de algo que no sabes en qué consistirá? Nos dicen "queremos lanzar más rápido nuestros productos" o "queremos que la FDA apruebe más rápidamente nuestras instalaciones y productos", cuestiones ambas que requieren la agregación de una enorme cantidad de datos. Y nuestra respuesta siempre es: no se centren solo en el primer caso de uso, tengan también en cuenta el resto de objetivos que pueden conseguir con esos datos.

Cuantos más datos se combinen, más información se obtendrá, como tendencias y correlaciones que no serían visibles en otro caso. Con técnicas de análisis, incluso se pueden realizar predicciones que ayuden a identificar áreas de mejora en cuanto a velocidad y eficiencia.

Y, por otra parte, ¿tienen nuestros clientes verdaderamente en cuenta las consecuencias de esta transformación? Por un lado, este incremento en el volumen de los datos conduce a la aparición de nuevos cargos y funciones en las empresas. Yo mismo he visto cómo se creaban puestos denominados "ingenieros de crecimiento" y "científicos de datos", cuya función era desplegar algoritmos para encontrar correlaciones y obtener nuevo conocimiento.

Pero estos puestos de nueva creación solo serán efectivos si cuentan con una perspectiva global y consiguen la colaboración de los demás departamentos. En cualquier otro caso, estos trabajadores podrán tomar decisiones, pero lo harán aislados del resto de la empresa, lo que no deja de ser una paradoja: acabar aislado con un plan diseñado precisamente para acabar con las divisiones departamentales.

Existen muchos algoritmos que pueden resolver escenarios concretos, pero dichos algoritmos adolecen de inteligencia conceptual o de contexto. De ahí que solo los humanos puedan llevar a cabo estos análisis y tomar las decisiones pertinentes. Lo que nos conduce directamente el siguiente problema: ¿cuenta su personal con las habilidades necesarias para tomar esas decisiones?

Las organizaciones deben gestionar y formar a su personal para que puedan aprender de esta nueva inteligencia artificial y colaborar con ella. Tienen que ser capaces de preguntarse: "¿qué tengo que saber para tomar buenas decisiones?", justo lo contrario de "¿qué me dirán los datos?".

Por estos motivos, este es mi consejo: no tiene sentido implantar tecnología solo porque es más moderna o mejor. Hay que tener un plan... o mejor varios y estar preparado a que rechacen alguno.

Asegúrese de que la primera fase no es solo pasar lista, sino que soluciona algún problema o construye los cimientos para resolver muchos otros en el futuro. No caiga en la tentación de hacer lo mismo que los demás solo porque eso sea lo que todo el mundo dice que hay que hacer. En su lugar, comprenda las ventajas que la tecnología puede aportarle y pregúntele qué puede hacer por usted.

Aprenda a implementar la tecnología, teniendo en cuenta que cambia en un plazo de tres a cinco años y que a los humanos puede llevarles más tiempo adaptarse a ella.

Piense en la escalabilidad, las actualizaciones, la facilidad de uso y las migraciones necesarias. Y solo cuando haya resuelto estas cuestiones, utilice la transformación digital de su empresa como plataforma de lanzamiento del cambio que está buscando.

Michel Huy
Publicado 30 Julio 2018 Por Michel Huy, Director, Information Solutions, EMEA, Rockwell Automation
  • Contacto:

Blog

Queremos mantenerte al día con lo que está sucediendo en tu industria. El Blog de Rockwell Automation es una plataforma para nuestros empleados y bloggers invitados para compartir temas en tecnología y la industria.