Más eficiencia para los operadores de petróleo y gas con un DCS moderno

Más eficiencia para operadores con un DCS moderno

¿Y si, de repente, todos sus operadores pudieran hacerlo igual de bien que los mejores de su empresa?

Puede parecer imposible, ya que, después de todo, los mejores son los que tienen más experiencia y solo tras muchos años —si no décadas— de aprendizaje en el trabajo cuentan con un conocimiento en detalle de los procesos y con la capacidad de tomar la decisión correcta en casi todas las situaciones.

Y resulta evidente que ese conocimiento no va a pasar por ósmosis a los nuevos o menos experimentados. Pero sí que puede hacer otra cosa: utilizar un sistema de control distribuido (DCS, por sus siglas en inglés) para mejorar la eficiencia de los operadores en toda la organización.

Un DCS moderno, gracias a la inteligencia de producción que incorpora, simplifica el trabajo de los operadores y mejora su conocimiento de la situación, ayudándoles a tomar las decisiones correctas de un modo más sencillo y rápido. ¿Cómo? Ofreciéndoles información práctica y clara que pueda guiarlos en tiempo real para que resuelvan los problemas.

Tres oportunidades de mejora

Un sistema de DCS moderno puede mejorar la eficiencia de los operadores de varias maneras. Centrémonos en tres de ellas:

1. Gestión mejorada de alarmas: Los sistemas antiguos de alarmas son uno de los puntos débiles en muchas de las operaciones de petróleo y gas. Pueden provocar molestias y distracciones y además, como carecen de información histórica, los trabajadores emplean mucho tiempo en determinar qué las ha provocado.

Por el contrario, un DCS moderno puede racionalizar las alarmas de sus operaciones reduciendo las distracciones. Por ejemplo, contamos con el caso de una planta de procesamiento de gas que ha utilizado el DCS PlantPAx® de Rockwell Automation para eliminar las alarmas erróneas, reduciendo así su número medio hasta llegar a diez al día, una cantidad mucho más manejable.

Además, un DCS de este tipo puede convertir las alarmas en algo verdaderamente práctico. Cuando se activan, los operadores saben qué deben hacer y con cuánta urgencia deben hacerlo, con lo que se reducen los costes y el tiempo de resolución de problemas, un factor que, en última instancia, también acaba reduciendo el tiempo improductivo y las pérdidas en la producción.

2. Mantenimiento más proactivo: A medida que las empresas digitalizan sus explotaciones petrolíferas y conectan sus entornos de producción, los dispositivos inteligentes son cada vez más comunes. Estos dispositivos pueden, de forma proactiva y siempre que la empresa encuentre sentido a los datos en bruto que ofrecen, mejorar la fiabilidad de los activos y reducir los tiempos improductivos.

Un DCS moderno puede convertir esos datos en estadísticas útiles para los operadores sobre el estado y el rendimiento tanto de la planta como de los activos de campo. De ese modo, el DCS les indicará si los activos están a punto de fallar y también cuándo es más probable que lo hagan, con lo que podrán mejorar el mantenimiento, priorizando aquellos activos que haya que sustituir o reparar en las ventanas planificadas.

3. Toma de decisiones guiada: Como muchas otras industrias, el sector del petróleo y gas se enfrenta a la escasez de personal cualificado. Los operadores con 20 o 30 años de experiencia están a punto de jubilarse y serán sustituidos por trabajadores de una nueva generación y con mucha menos experiencia.

Un sistema DCS moderno puede mitigar los problemas provocados por este cambio. En concreto, sus interfaces operador-máquina (HMI, por sus siglas en inglés) de altas prestaciones ofrecen la información necesaria para que los nuevos trabajadores tomen las decisiones correctas en diferentes escenarios de producción o de mantenimiento. Para ello, utilizan técnicas que los hacen más conscientes de su situación y que utilizan las pantallas gráficas de tal modo que aumentan la concentración y reducen el tiempo de respuesta. Se trata de interfaces que evitan distracciones, pues solo muestran datos esenciales, y que también ofrecen ciertas elecciones guiadas, mejorando así la visibilidad de los procesos, la toma de decisiones y la seguridad de todo el sistema.

Con esta tecnología, los nuevos trabajadores no serán tan dependientes del conocimiento propio de su departamento a la hora de tomar decisiones clave para sus operaciones. Y no solo eso, también son sistemas que pueden acelerar el ritmo de aprendizaje de los nuevos fichajes, un aspecto básico en un sector en el que, a diferencia de sus predecesores —que permanecieron en sus puestos durante décadas—, los nuevos trabajadores van a tener mucha mayor rotación.

La obsolescencia ahora es una oportunidad

Muchas empresas actuales están utilizando sistemas antiguos a punto de llegar a la obsolescencia. Aunque creemos que la obsolescencia, por sí sola, ya es suficiente motivo para embarcarse en la actualización a un sistema más moderno, también entendemos que en muchas ocasiones no es suficiente para conseguir que la dirección de la empresa tome la decisión. Sin embargo, la directiva debería ser consciente de que la empresa tiene mucho que ganar con las actualizaciones.

Una DCS moderno con inteligencia de producción y HMI de altas prestaciones puede mejorar significativamente el rendimiento de sus operadores e incluso conseguir que, en pocas semanas, los nuevos sean casi tan eficientes como los mejores de la empresa. Y, como es natural, si la empresa dispone de operadores con mejor rendimiento, el rendimiento de todo el negocio también será mayor.

Chris King
Publicado 11 Marzo 2019 Por Chris King, PlantPAx Migration Business Development Manager, Rockwell Automation
  • Contacto:

Contacto

Rockwell Automation y nuestros socios ofrecen un excelente conocimiento para ayudarlo a diseñar, implementar y respaldar su inversión en automatización.

Últimas noticias

Suscríbase a Rockwell Automation y reciba las últimas noticias e información directamente en su bandeja de entrada.