Loading

Blog

Recent ActivityRecent Activity

¿Quieres ser como una red de carreteras o como la red eléctrica?

Ésta es esencialmente la cuestión planteada por Inbar Lasser, de Cisco, en su excelente intervención durante el segundo día delForo Mundial Internet de las Cosas de 2014 con uno de los argumentos más convincentes para la convergencia de redes que he oído nunca.

La red de carreteras se ha diseñado para llevar coches y camiones, y nunca se ha alejado de ese propósito fijo, y los inventores de la carretera no se sorprenderían, fundamentalmente, por la forma en que se utiliza hoy. ¿Qué innovación ha creado y alimentado la carretera?

Inmediatamente vi el riesgo de las redes de carreteras que debemos evitar en las redes de comunicaciones.

Las redes de carreteras siempre han sido clasificadas según el tamaño basándose en el comportamiento y el uso actual, en vez de en las aspiraciones y esperanzas de los usuarios –podemos soñar con visitar a nuestros padres ancianos con mayor frecuencia o conducir por la Ruta 66, de costa a costa.

Una buena red de carreteras nos permite vivir nuestros sueños y es normal que mejores carreteras generen un mayor uso de lo esperado.

Creemos que del mismo modo desplegamos nuestras redes: quiero pasar más tiempo trabajando desde mi casa (y dar a la compañía el 50% del tiempo que me he ahorrado conduciendo al trabajo), quiero empezar a hacer un producto 100% personalizado un minuto después de que el cliente lo haya pedido y entregárselo a la mañana siguiente.

Necesitamos dimensionar nuestras redes según lo que esperamos hacer mañana (incluso sin ni siquiera tener un coche hoy), en vez de según lo que hicimos ayer.

Al igual que en la red de carreteras, la red eléctrica fue diseñada para un único propósito: iluminar las casas y los lugares de trabajo extendiendo las horas en las que podíamos trabajar y jugar. Pero la red eléctrica es una infraestructura que ha fomentado la innovación, incremental y revolucionaria.

Mientras que Thomas Edison reconocería la iluminación LED que estamos empezando a utilizar hoy, el televisor de pantalla plana de 46 pulgadas de la esquina de la sala de estar y el microondas de la cocina parecerían casi mágicos incluso para el habitante del siglo XIX con mayor mentalidad tecnológica.

La sra. Lasser señaló que la aplicación rompedora que justifica la inversión en infraestructura fue la iluminación y que la infraestructura se convirtió en la plataforma para mucho más.

Lo que me lleva a la pregunta: “¿Es la automatización la aplicación rompedora para infraestructuras de redes de fabricación?”

La manufactura del siglo XXI debe estar automatizada para garantizar la sostenibilidad, la calidad consistente y un coste aceptable, y estos sistemas requieren de redes –la necesidad de automatización impulsa la inversión en infraestructura. IHS Research muestra que el 55% de los dispositivos conectados a redes industriales lo hacen para la automatización –respondiendo a mi pregunta.

John Chambers, CEO de Cisco, siguió con una discusión sobre la importancia de las aplicaciones, resumida en la frase: “La última década lo fue todo sobre www, pero la próxima lo va a ser todo sobre las aplicaciones”.

No necesariamente la aplicación rompedora justifica la infraestructura en su propio derecho, pero las aplicaciones incrementales se desplazan dentro y amplían el valor de la infraestructura por la que se ha justificado y desplegado para la aplicación rompedora.

Hoy en día la aplicación basada en el pensamiento de que Steve Jobs con el iPhone liberó al consumidor no es generalizada. Sin embargo, cuando tomamos decisiones de inversión en automatización, las usamos y vivimos con ellas de ocho a quince años.

Aunque no hay una tienda o comunidad de aplicaciones industriales hoy, ¿queremos apostar nuestro futuro negocio para los próximos diez años sobre uno no emergente, o debemos planificarlo?

¿Cómo hacemos redes industriales preparadas para estas aplicaciones incrementales que aún no se han imaginado y que probablemente comercializarán empresas que todavía no se han creado?

Una vez más, la respuesta estaba en la presentación de John Chambers.

El Protocolo de Internet (IP) es y seguirá siendo la tecnología que define Internet y que será la que permitirá el Internet de las Cosas y las aplicaciones que convierten los datos generados por estas cosas en información valiosa y accionable.

Como parte del liderazgo de IP Industrial Advantage, esto era música para mis oídos. Por citar incorrectamente a Indiana Jones, esto era la evidencia de que “estamos cavando en el lugar correcto”.

Al animar a nuestros usuarios a comprometerse con el Protocolo de Internet, ¡les estamos ayudando a desplegar una red eléctrica, no una red de carreteras!


Paul Brooks
Paul Brooks
Business Development Manager, Global, Rockwell Automation
Paul Brooks
Subscribe

Subscribe to Rockwell Automation and receive the latest news, thought leadership and information directly to your inbox.

Recommended For You