Loading

Blog

Recent ActivityRecent Activity

Producción de alimentos que no quedará obsoleta

La lógica establece que la fabricación basada en la tecnología es el camino que hay que seguir, pero para crear su estructura ideal para 2020 necesitará definir una estrategia de actualización factible que cuente con el compromiso de las partes interesadas internas y que le proporcione un retorno de la inversión a mayor plazo a través del aumento del valor de los contratos de clientes.

En lugar de esperar a diseñar una estrategia completa, puede poner en práctica muchos cambios prácticos y eficaces desde ahora para adoptar las tecnologías emergentes y favorecer el enfoque de migración por fases. Puede, por ejemplo, migrar su sistema de control distribuido (DCS) a un nuevo sistema de automatización, aplicar etiquetas RFID al proceso de producción o normalizar Ethernet para los controladores de maquinaria fijos.

Una vez definida, es preciso planear minuciosamente una estrategia centrada en la tecnología que garantice la implementación de actualizaciones con el menor tiempo improductivo y el menor riesgo posibles. Para ello es necesario tomar tres decisiones estratégicas principales:

Reproducir o sustituir

En primer lugar, debe decidir si los sistemas nuevos reproducirán el funcionamiento de los dispositivos de automatización existentes, cambiando tal vez a un nuevo protocolo de conectividad, o si mejorarán su rendimiento efectivo, calidad y otros factores. Es posible que desde un principio la reproducción constituya una vía de migración de menor coste. No obstante, con este enfoque se corre el riesgo de acumular costes derivados de actualizaciones modulares y adiciones a lo largo de todo el ciclo de vida del nuevo sistema de automatización.

En segundo lugar, es necesario determinar si la actualización será vertical u horizontal. La actualización vertical mejora un ámbito del proceso concreto a la vez, mientras que la pauta horizontal actualiza todas las unidades de proceso similares al mismo tiempo.

En tercer lugar, es necesario decidir si la actualización se llevará a cabo sustituyendo todos los sistemas y los componentes de automatización simultáneamente, o si se adoptará un enfoque por fases, que requerirá más tiempo pero conllevará menos tiempo improductivo y reducirá riesgos a la continuidad operativa. En la práctica, es posible que la migración bien planificada que mitigue los gastos imprevistos derivados de las horas de producción perdidas, por ejemplo, sea más rentable que un enfoque de “quitar y reemplazar”.

Muchos datos impulsan grandes ideas

En lo que a nuevas tecnologías se refiere, la celeridad en la adopción ofrece una ventaja competitiva considerable a las organizaciones más innovadoras. La definición basada en modelos y la fabricación aditiva, como la impresión en 3D, son dos ejemplos de aplicaciones digitales vanguardistas que ya están transformando las cadenas de suministro y los procesos.

Según las previsiones de IDC, el mercado de tecnología y de servicios de big data crecerá hasta los 16.900 millones de dólares en 2015. En consecuencia, la inversión tecnológica en los ámbitos adecuados es de vital importancia para los fabricantes.

Las herramientas y la tecnología de big data permiten a los fabricantes emplear la información como medio para acelerar la toma de decisiones o llevar a cabo análisis que en el pasado no se podían realizar de forma eficaz, dada su excesiva complejidad. El análisis de grandes volúmenes de datos es una de sus funciones, pero las tecnologías de big data también permiten analizar datos estructurados, desestructurados y semiestructurados, procedentes de una gran diversidad de fuentes que generan múltiples tipos de datos.

Si bien las soluciones emergentes, como el procesamiento de big data, pueden revolucionar el sector, dependen de bloques modulares de conectividad de red que conectan todo el entorno físico a la capa digital. Los fabricantes deben poder generar datos en todas las fases de la cadena de suministro de fabricación para analizar y tomar decisiones que favorezcan la eficiencia, la productividad y la innovación a escalas micro y macro. La clave radica en la digitalización de toda la planta con un sistema unificado: el pilar fundamental de la producción basada en la tecnología.


Antonella Natale
Antonella Natale
Global OEM Program Manager, Rockwell Automation
Antonella Natale
Subscribe

Subscribe to Rockwell Automation and receive the latest news, thought leadership and information directly to your inbox.

Recomendado para usted