Loading

Blog

Recent ActivityRecent Activity

4 formas en que la nueva tecnología DCS hace la vida más simple

La última versión del DCS PlantPAx aprovecha el poder de procesamiento más avanzado –y una experiencia de diseño mejorada– para aumentar la productividad de los equipos durante su ciclo de vida.

Cada vez surgen cambios más frecuentes en los procesos, nuevas tecnologías,  bases de datos de mayor tamaño,  mayores exigencias en cuanto a los requisitos de localización y conformidad,  y presupuestos cada vez más ajustados.

¿Le suena familiar?

En todo tipo de industrias, desde refinerías petroleras a plantas de alimentos y bebidas, se pide a los ingenieros que gestionen sistemas de creciente complejidad y que hagan cada vez más cosas con menos recursos. Afortunadamente, las más recientes plataformas de sistemas de control distribuido (DCS) han evolucionado al mismo ritmo que otros desarrollos tecnológicos. Y cada vez son más los usuarios de DCS que se están planteando actualizar y modernizar sus sistemas para conseguir un rendimiento óptimo. 

Pero ¿cómo puede una modernización del DCS ayudar a gestionar la complejidad de los sistemas y a mejorar la productividad? Si usted es como muchos ingenieros de procesos que conozco, se estará haciendo esa misma pregunta.

Nuestra más reciente versión del DCS moderno da respuesta a desafíos clave a lo largo del ciclo de vida de su sistema y haciéndole la vida más fácil. Y lo hace de cuatro maneras fundamentales.

1. Los controladores robustos y diseñados con un propósito específico minimizan la complejidad.

Por su propia naturaleza, las plantas de procesamiento son polifacéticas y no dejan de cambiar. A medida que las aplicaciones se amplían y se vuelven más sofisticadas, muchos de los antiguos controladores y plataformas de E/S son incapaces de seguir cumpliendo con su función. En muchas plantas, la única respuesta práctica posible para satisfacer las nuevas exigencias es añadir controladores a la infraestructura de automatización ya existente.

Pero, como sabe, la introducción de sistemas nuevos y en algunos casos disímiles, aumenta la complejidad del DCS, un sistema ya complejo de por sí, y en consecuencia, los costos para integrarlo y darle mantenimiento.

Sin embargo, ahora tiene una mejor opción: utilizar nuevos tipos de controladores de procesos. Estos nuevos controladores han ganado en poder y capacidad de procesamiento de forma significativa, lo que permite gestionar más estrategias con menos equipos y reducir la complejidad de la arquitectura y los costos del ciclo de vida relacionados con ella.

La más reciente versión también incorpora los llamados “informes por excepción”, una función que reduce de forma importante la presión sobre la arquitectura causada por la encuesta de alarmas y eventos. Y en muchos sistemas, al reducir el número de encuestas, también se reduce el número de servidores de datos necesarios. 

2. Los objetos incorporados en el proceso mantienen la coherencia de las aplicaciones y, por tanto, de la experiencia de usuario.

Todo el mundo tiene su propia opinión sobre cómo deben funcionar los sistemas. Pero, aunque la destreza siempre es admirable en un buen desarrollador, los “ajustes” no documentados que se hacen en los sistemas representan un problema adicional a la hora de darles mantenimiento y actualizarlos.

Además, una vez que se modifica una librería de objetos proporcionada por un proveedor, ya no podrá depender de que dicho proveedor la mantenga, apoye su migración y la documente. Ese trabajo pasa a ser responsabilidad de su personal o de su integrador de sistemas, lo que aumenta los costos y los riesgos sobre el ciclo de vida del sistema.

Como parte de una modernización de DCS se utilizan nuevos tipos de controladores que incorporan en su firmware objetos de procesos para mejorar la coherencia del diseño de los sistemas. Estos objetos incorporados “bloquean” la funcionalidad base del controlador, lo que permite que los desarrolladores puedan centrarse en la configuración de las aplicaciones de mayor nivel, una estrategia más moderna para el desarrollo de sistemas.  

Como su funcionalidad base está alineada con las normas de la industria y no puede modificarse, los objetos incorporados ayudan a mantener la integridad del sistema y a acelerar su replicación entre plantas. Asimismo, cuando se publican nuevas revisiones del firmware, los objetos migran de forma automática, lo que simplifica las futuras actualizaciones.

3. El diagnóstico automático ahorra tiempo.

La base de datos de tags de su DCS actual incluye información de diagnóstico sobre el controladores, los dispositivos E/S y los dispositivos de campo. No obstante, para que los operadores obtengan acceso a toda esa información, podría ser necesario un importante trabajo de desarrollo en el back end.

De hecho, la identificación de los tags de diagnóstico en el sistema de control y la posterior configuración de los vínculos a esos tags desde la plataforma HMI puede constituir hasta el 30% del tiempo de codificación necesario para diseñar y dar mantenimiento a un sistema. 

La modernización del DCS simplifica este proceso. Gracias a la mayor capacidad del nuevo controlador de procesos, es posible desplegar directamente las alarmas preconfiguradas hacia la interface operador-máquina con un solo clic. Esta característica ahorra un tiempo importante durante el desarrollo inicial y siempre que cambien los requisitos a lo largo de la vida útil del sistema.

4. El alineamiento con las más recientes normas minimiza el riesgo para la ciberseguridad.

Para sacar partido a las más recientes tecnologías de IIoT, su DCS debe integrarse con los sistemas corporativos. Pero sin embargo, si introduce más información en su sistema corporativo, podría estar poniendo en riesgo sus operaciones de procesos.

Un DCS moderno reconoce la necesidad, por un lado, de sacar partido de la analítica avanzada y de otras tecnologías digitales, y por otro lado, de proteger los datos críticos. Por eso, la más reciente versión le permite avanzar e implementar un sistema con controladores de procesos alineados con la norma internacional IEC 62443 y también con las prácticas recomendadas de ciberseguridad basadas en la defensa en profundidad.

La defensa en profundidad, tal y como lo implica el propio término, es una estrategia que reconoce la posibilidad de que cualquier punto individual de protección

pueda ser neutralizado. Los sistemas de ciberseguridad que se basan en esta estrategia establecen varias capas de protección con una combinación de protecciones físicas, electrónicas y procedimentales.

 

Obtenga más información sobre la actualización de su sistema PlantPAx actual para ayudar a reducir riesgos, minimizar el costo total de propiedad (TCO) y hacer su vida más fácil. 

Chris King, Gerente de desarrollo del negocio de migraciones de PlantPAx, ha contribuido a esta entrada de blog.


Blair Wilson
Blair Wilson
PlantPAx Marketing Manager, Rockwell Automation
Blair Wilson
Subscribe

Subscribe to Rockwell Automation and receive the latest news, thought leadership and information directly to your inbox.

Recomendado para usted