Observaciones sobre proyectos que parten de cero

Observaciones sobre proyectos que parten de cero

Como es natural, casi la totalidad de los ejecutivos sénior de la industria que conozco tratan de hacer más eficientes y productivas sus empresas actuales, aunque, debido al ciclo constante de actualizaciones y mejoras que hacen viable a la industria moderna, les pueda resultar difícil trazar un rumbo claro. Hay que aunar visión y pragmatismo de forma muy especial para ser capaz de, por un lado, integrar soluciones más eficientes de MES, seguridad, protección y control y, por otro, ocuparse de que los equipos sean sustituidos al final de su vida útil. Por eso, estoy muy orgulloso del modo en que los ingenieros de Rockwell Automation abordan este reto y ayudan a nuestros clientes de toda clase de industrias a desarrollar plantas más sostenibles, eficientes y productivas.

 

Construido con Rockwell Automation y Cisco Technology y demostrando arquitecturas de redes validadas, escalables y seguras donde los datos se gestionan para mejorar el rendimiento del negocio, el Jaguar F-PACE es un coche conectado que se conecta sin problemas a sus dispositivos móviles.

Sin embargo, la mejora de las plantas ya existentes no es el único trabajo que realizamos. También hay ocasiones en las que los clientes necesitan crear una planta completa desde cero. En un proyecto nuevo de este tipo, es vital mantener sin descanso el foco en la productividad. Tal vez suene obvio, pero en la era de The Connected Enterprise, la productividad depende la flexibilidad y la preparación para el futuro, no solo en los equipos y sistemas que se instalen, sino también en el modo en que la planta utilice los datos para sacar el máximo partido al personal y a la cadena de suministro.

Sin duda, en proyectos que parten de cero, hay que tener muy en cuenta el IIoT. Sé que hablo en nombre de todo el equipo de Rockwell Automation que trabaja con Jaguar Land Rover cuando digo que estamos muy orgullosos de jugar nuestro papel en la entrega de soluciones para plantas nuevas, flexibles y productivas, de una marca tan importante. También estamos encantados de haber contado con un exquisito Jaguar F-Pace en la Hannover Messe para ayudarnos a explicar nuestra visión de la Connected Enterprise.

Como he dicho, puede sonar obvio decir que una planta debe ser tan productiva como sea posible, pero lo que ha cambiado en los últimos años es la manera de diseñar esa productividad y el modo en que las tecnologías flexibles pueden aumentarla, preparando al mismo tiempo la planta para el futuro. Por ejemplo, las tecnologías iTRAK y MagneMotion permiten que las piezas y los productos se muevan por la planta de forma más eficiente y con menos mantenimiento que los métodos tradicionales. Y no solo eso, también pueden programarse y reprogramarse para realizar diferentes funciones diferentes en horas diferentes o para diferentes velocidades. Con solo pulsar un botón (o mejor dicho, con solo un toque en pantalla) pueden cambiarse las funciones o añadir algunas con nuevas capacidades o para nuevas líneas de producto, lo que reduce drásticamente el tiempo necesario para los cambios, aumentando así la productividad de la planta y también preparándola mejor para el futuro.

Julian Ware explica cómo la colaboración de Rockwell Automation con Cisco Technology ha sido fundamental en la producción del Jaguar F-PACE.

Cuando nuevas tecnologías flexibles de movimiento como estas operan en una empresa completamente conectada, los jefes de planta pueden, además, sacar partido a todo el potencial presente en sus datos. Al disponer de una visibilidad de datos sin precedentes en la planta, pueden analizarlos y transformarlos en inteligencia útil para el negocio. Se trata de un conocimiento en tiempo real que pueden utilizar para mejorar la eficiencia del mantenimiento, reducir los tiempos improductivos y encontrar nuevas maneras de medir la productividad. Si, además, estos niveles de inteligencia de negocio se llevan desde las máquinas a los sistemas de MES y de ERP de la empresa, la fabricación puede integrarse de forma transparente en toda la cadena de suministro.

¿Ha habido mejor momento para construir una nueva instalación? Me cuesta recordarlo. La buena noticia para aquellos que no puedan empezar de cero es que, si integran estas nuevas tecnologías como parte de las actualizaciones ‘normales’ al final de la vida útil de los equipos, pueden mejorar la flexibilidad y la productividad de las plantas ya existentes. Los principios de “The Connected Enterprise” pueden aportar grandes ventajas a todas las plantas cuya estrategia consista en evolucionar hacia un entorno que unifique la tecnología de la información (IT) y la tecnología de la operación (OT) para sacar el máximo partido a los datos ya disponibles.

Si desea saber más sobre si esta evolución es posible en su planta, hable con su equipo local de Rockwell Automation.

 

Thomas Donato
Posteado September 11, 2017 Por Thomas Donato, President, EMEA, Rockwell Automation
  • Contacto :

Blog

Nuestros blogs facilitan que nuestros empleados y bloggers invitados puedan informarle sobre todas las novedades de la industria y facilitarle una panorámica sobre las últimas tendencias en tecnología.